Proyecto desde la raíz

Comparto la preocupación del escritor colombiano William Ospina, sobre la urgente necesidad que tenemos los colombianos de aprender a mirarnos y reconocernos, pero no solo desde nuestros defectos, sino que también desde nuestra valía.

Con el proyecto desde la Raíz, Ikeima quiere aportar un grano de arena a la valoración de nuestra cultura, llegando hasta los contextos más locales, descubriendo personas que con sus propios medios e ingenio, optan por la creación, la composición de canciones como un aporte a esta nación tan diversa y a la vez tan confusa y dividida.

No hay nada más poderoso que una canción para tejer identidades, lazos de unión, sentimiento de concordia y convivencia. Colombia se ha tejido al ritmo de canciones, con una riqueza apenas comparable con la biodiversidad de su territorio. El vallenato, el joropo y el pasaje llanero, los porros, cumbias, guasás, currulaos, merengues, por mencionar apenas unos pocos géneros, han ido configurando poco a poco una identidad heterogénea, que se aglutina como una nación especialmente rica y diversa.

En el territorio del Tolima grande, encontramos historias que se tejen alrededor de bambucos pasillos, guabinas, bundes, cañas, sanjuaneros, géneros que pertenecen a lo que se reconoce como la música andina colombiana.

Con el fin de visibilizar y enriquecer los repertorios que circulan desde diferentes escenarios, Ikeima busca llegar a las fuentes, los autores que crean piezas inigualables para compartir, no solo hacia lo local, – donde generalmente son poco conocidos o reconocidos -, también para proyectar estas sonoridades hacia la esfera nacional y global.

Con este proyecto se busca llegar a los contextos más cercanos y próximos de nuestra ciudadanía, en pueblos, veredas, barrios y distintas localidades, para encontrar personas que asumen lo creativo como una forma de vivir la existencia y nos invitan a admitir que Colombia no puede ser solo violencia. Que tenemos un mundo estético y culto por descubrir, bello y sencillo. Como dicen en algunas regiones, es lo que hay.

A través de un proceso de diálogo, sistematización y re-creación, elaboramos objetos virtuales que cuentan la historia de estos personajes, sistematizamos su creación y desarrollamos versiones sonoras con la participación de intérpretes reconocidos de esta música. El producto resultante es una herramienta para la circulación de la obra de autor y para que esta recobre la vida que merece.  Aquí se busca detonar cosas positivas en estas personas creativas, por lo general de la tercera edad, a quienes es preciso apoyar para que su obra pueda ser sistematizada y divulgada a través de medios tecnológicos digitales.

Hasta el momento Ikeima ha avanzado en la compilación y divulgación de obra de dos autores: Augusto Cervera, de Espinal Tolima y Luis Eduardo Gutiérrez, de Campoalegre Huila. Ambos proyectos resultaron favorecidos por el fondo del programa Nacional de Concertación del Ministerio de Cultura, contando además con alianzas privadas y con recursos propios. El primero, se culminó en 2018 y el segundo se encuentra próximo a culminar.

La proyección es continuar con este ejercicio, en busca de autor, continuar tendiendo puentes como ente facilitador para que diversos mundos se encuentren y para que maestros, estudiantes, investigadores, músicos y gente común y corriente pueda escuchar y sentir que hace parte de una nación tejida con canciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agendemos ese Café

¿Qué tal si compartimos un café virtual y conversamos sobre cómo llevar tu proyecto de gestión cultural al mundo digital?






    ¿Cuándo quieres el café?