De módulo a E-Book

El proyecto de investigación – creación Tras los aires de la flauta traversa, surgió con el fin de   indagar acerca de la práctica musical de la flauta de caña, componente melódico que hace parte integral de las músicas tradicionales andinas tanto en Huila como en Tolima.

La propuesta buscaba producir un material pedagógico, en el contexto de la música tradicional regional, a fin de dotar a docentes musicales en su tarea de enseñar.  Inicialmente, buscábamos producir un módulo impreso, con cuadernillo y un CD con información multimedial.

El proceso de investigación en campo se realizó en 2012, duró cinco meses, tiempo en el cual el equipo de docentes y de investigación conformado por los músicos Carlos Ordóñez, Hugo Alberto Iles y yo, como comunicadora social y directora de la investigación, nos dimos a la tarea de indagar sobre este apasionante y hermosa práctica instrumental regional.

Para conocer acerca de la ejecución del instrumento y su forma de enseñanza, identificamos un grupo de sabedores y lutieres, pasando por San Agustín, La Plata, Neiva, Espinal, Ibagué. Tomamos una muestra desde el sur de Huila hasta el centro del Tolima, realizamos entrevistas para conocer las formas como el instrumento es asumido, aprendido, construido y transmitido por el alto Magdalena. Vale decir que los músicos investigadores, Carlos y sobre todo Hugo, – flautista consumado – ,  también eran conocedores de antemano del instrumento, por lo que se trató más bien de un diálogo de saberes, para poder identificar aspectos comunes, repertorios usuales,  formas interpretativas, técnicas usuales, etc.

Con base en la información acopiada, en 2013 pasamos a las tareas de escritorio y a la construcción del módulo que titulamos Al son de mi flauta travesera, el cual recoge los principales hallazgos y conclusiones del trabajo de campo.

El ejercicio tuvo en cuenta lo siguiente:  1. Selección y análisis de repertorio usual, 2. Análisis de variables y recomendaciones musicológicas para la ejecución de este repertorio (enseñanza-aprendizaje) teniendo en cuenta aspectos comunes identificados; 4. Grabación sonora del repertorio elegido; 5. Producción  y levantamiento de ejercicios de inducción y entrenamiento sobre digitación de la flauta, como paso previo al abordaje de cada pieza seleccionada -que titulamos ejercicios preliminares -; 7. Levantamiento de partituras,  línea melódica del repertorio, ejercicios preliminares y tablaturas para flauta de caña; 8. Redacción, diagramación, edición, etc.

El módulo Al son de mi flauta travesera se transforma hoy en un E-book para compartir en su versión escrita, con algunas partituras y audios de obras del folclor y la propuesta pedagógica que tiene mucha utilidad para la difusión y enseñanza de nuestras músicas tradicionales. La consulta está disponible en la Digiteca www.ikeima.org, allí también se podrá consultar el informe de investigación.

Comments
  • Muchas gracias por permitirme conocer un poco más del espíritu creador de nuestra cultura colombiana.
    Me parece muy importante este tipo de trabajo de investigación y divulgación de los valores culturales de nuestro país . Nos da la oportunidad de conocer y consultar acerca de la música folclórica de nuestro país.
    Al apreciar el basto folclore de nuestra cultura podemos reafirmar nuestra verdadera identidad colombiana. Esta es la belleza que somos. Esta gente creativa es lo que deberíamos resaltar cada día y lo que debería definirnos como cultura.
    Ojalá mas trabajos como este se publiquen en todas las áreas de las artes para que los colombianos podamos entender y apreciar lo que verdaderamente somos. Somos un pueblo creativo con una identidad hija de tres culturas. Esta es nuestra riqueza. Una cultura maravillosa fuerte y amplia como la geografía colombiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agendemos ese Café

¿Qué tal si compartimos un café virtual y conversamos sobre cómo llevar tu proyecto de gestión cultural al mundo digital?






¿Cuándo quieres el café?