La tambora grantolimense

Uno de los rasgos distintivos de la cultura grantolimense es la música tradicional andina; y dentro de ella, el uso de la tambora como un instrumento infaltable dentro de los formatos que interpretan sanjuaneros, cañas, bambucos y diferentes géneros típicos.

El material didáctico Suena mi tambora, es una inmersión sobre este instrumento, pieza clave dentro de la cadena de elementos del patrimonio inmaterial colombiano y tolimense.

En 2021 Ikeima ha desarrollado este trabajo, desde la metodología de investigación – creación. Partiendo de una lectura de contexto, en aras de aproximar una explicación sobre su presencia en el territorio y en las músicas regionales.

Origen antiguo

Según lo sugiere el musicólogo e investigador colombiano Egberto Bermúdez, los tambores de membrana doble, presentes en las culturas indígenas desde el norte hasta el sur del país, podrían ser una apropiación de los tamboriles traídos desde España en el siglo XV. Los nativos poseían instrumentos percusivos de variada índole, y seguramente tambores. Pero el tipo de fabricación con doble membrana y baquetas, corresponde al sincretismo, “en un contexto de dominación e hibridación cultural”.

Más interesante aún, es que los tambores introducidos por los españoles durante la conquista, serían de origen africano, aprendidos desde la edad media, en el reino Al-Andaluz y en las cruzadas.

Indígena de la región Macule. Municipio de Ortega (Tolima) fuente: Raichel Dolmatoff. Director del Museo Arqueológico del Magdalena. C. 1965? (Foto: archivo Humberto Galindo).

Afrocolombianidad y diversidad

Las poblaciones afrocolombianas, – connatural a su musicalidad, sentido del ritmo y antiquísimas memorias-, sin duda participaron en la confección de las tamboras, durante la conformación de la nación colombiana. Los flujos de intercambio en los territorios han originado estos instrumentos, hoy utilizados en diferentes clases de músicas, desde la costa atlántica y pacífica, hasta los andes colombianos.

Es bien conocido el género de la tambora en el caribe colombiano, los arrullos y bundes del pacífico, así como también las músicas de flautas y tambores de ascendencia indígena en Cauca y Nariño. Por el sur o por el norte, la tambora llegó para quedarse dentro de las músicas de la región andina centro sur.

Las de usanza tolimense tienen afinidad con las de la Costa Atlántica y las que se fabrican en el Huila, son más parecidas a las del Pacífico y sur del Cauca, por su aro de pestaña.

La tambora, pues, simboliza el ADN diverso y pluricultural de Colombia y nos recuerda que, el Tolima Grande también está constituido por la integración de diversos tintes y colores.  

La propuesta creativa de Suena mi tambora, integra cuatro obras originales, en género de rajaleña del maestro Manuel Alejandro Gutiérrez; y de guabina, sanjuanero y caña, del maestro Alejandro González, quien ha dejado su impronta, con una novedosa propuesta sobre la interpretación de variantes con el instrumento.  El material incluye documentación, propuesta pedagógica, audios y videos explicativos.

Suena mi tambora se encuentra disponible en el enlace www.ikeima.org/digiteca.

Proyecto apoyado por el Ministerio de Cultura – Programa Nacional de Concertación Cultural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Agendemos ese Café

¿Qué tal si compartimos un café virtual y conversamos sobre cómo llevar tu proyecto de gestión cultural al mundo digital?






    ¿Cuándo quieres el café?