Un buen refrán

Un dicho popular que se usa para comparar un hecho con algo tortuoso y difícil es este:  – un parto’e mula!. Pues bien, jocosamente la expresión podría ser utilizada para comparar lo que significó desarrollar la Cartilla de iniciación musical que Viva San Juan, Que Viva San Pedro.

Fue un esfuerzo que no alcanzamos a dimensionar en su momento, pero que años después vale la pena recordar para celebrar su resultado: un nacimiento difícil, que vio la luz al final del túnel, cargado de aprendizajes y resultados solo positivos.

La obra se gestó en el año 2009 por iniciativa del Plan Nacional de Música para la Convivencia del Ministerio de Cultura de Colombia y su proyecto editorial, – bajo la tutela del maestro Alejandro Mantilla- quien buscaba compilar una serie de cartillas de iniciación musical sobre las regiones musicales del país.

Ikeima intervino como entidad contratista, encargada de la realización y producción de la cartilla dedicada al eje andino centro sur, teniendo en cuenta pautas concertadas y gracias a las actividades pedagógicas e investigativas que ya realizábamos en el territorio desde 2005.

Tuve el honor de participar en esta construcción, a instancias de @MinisteriodeCultura, institución estatal que se concibe como un espacio abierto y democrático, fundamentado en el diálogo entre la sociedad civil, el estado y las regiones.

Fue apasionante adentrarse en este contexto de músicos, investigadores, pedagogos y desde el Amazonas hasta la Guajira y San Andrés, conocer la rica diversidad de las músicas tradicionales colombianas, su importancia y vigencia entre las comunidades.

Como gestora cultural y comunicadora social, lideré la realización y participé como coautora, acompañada de los músicos huilenses -y en su momento docentes de la Corporación-, Juan Pablo Rodríguez y Carlos Albero Ordóñez, dos dignos representantes del talento regional, conocedores profundos de los diferentes rasgos y aspectos musicológicos en el territorio.

Ambos como aportantes de conocimiento tanto musical como pedagógico, crearon algunas de las composiciones y en especial Carlos Ordóñez, se ocupó de una impecable producción sonora en estudio de las piezas musicales seleccionadas.

El equipo contó además con el maestro Jorge Franco Duque, músico e investigador, quien, desde la contraparte del Ministerio de Cultura, fungió como asesor externo, orientando los contenidos y la metodología de trabajo.

Ikeima trascendió el formato convencional de cuadernillo, integrando un CD ROOM multimedia, ejecutable en dispositivos de audio, tablet y ordenador.

En su contenido, se ofreció una mirada integral de las músicas tradicionales del eje centro sur colombiano, con su estructura rítmica y armónica de los diferentes géneros musicales, la organología, el contexto socio cultural y aspectos pedagógicos.

Dos componentes esenciales que hicieron posible esto: un Ministerio de cultura que fomentó el proyecto y un equipo competente e idóneo que durante algo más de cinco meses se dedicó con ahínco a las tareas de definición de la estructura temática, la redacción de textos a una, dos y tres manos, la composición de piezas musicales, el levantamiento de partituras y gráficos musicales, a la didáctica y el diseño pedagógico.

Así mismo, el control editorial implicó la producción de fotografías, el diseño gráfico, la programación de animación y multimedia, la captura y edición de video, gestión de ISBN, la coordinación de impresión y reproducción, hasta la entrega de resultados e informe al Ministerio de Cultura.

Se produjo un tiraje de dos mil ejemplares, integrando un cuadernillo con CD ROM de datos con animaciones, videos, audios e información complementaria.

Los destinatarios de este producto, son maestros formadores de niños y jóvenes, con el fin de dotarlos de una herramienta para la pedagogía de las músicas.

Uno de los elementos de mayor impacto ha sido la animación multimedia, que muestra una completa representación auditiva y en movimiento de los formatos musicales de la región, con exposición detallada de la organología típica.

También cuenta con recursos en video para la apropiación de los diversos ejes rítmicos y armónicos en la ejecución de guitarra, tiple y tambora.

Este recurso dio pie hace unos años (2012) a la aplicación del programa Music@click, actividad pedagógica de Ikeima utilizando recursos Tic en los centros comunitarios digitales de los municipios en Tolima.

A los once años de haberse producido, la cartilla Que Viva San Juan, Que Viva San Pedro sigue siendo un buen referente, no obstante, dados los avances en materia de software de diseño y programación y de dispositivos tecnológicos, el material ya presenta rezagos y amerita un ejercicio de reedición actualizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agendemos ese Café

¿Qué tal si compartimos un café virtual y conversamos sobre cómo llevar tu proyecto de gestión cultural al mundo digital?






¿Cuándo quieres el café?