Un éxito accidentado

La versión web Coplas para Guipas, es una sistematización sobre el Rajaleña, práctica musical muy bella y representativa del patrimonio inmaterial del Huila y de Colombia.

Surgió ante la necesidad de concebir un material que pudiera explicar a niños y adultos en términos sencillos ¿qué es el rajaleña? ¿dónde se origina? ¿quién lo ejecuta? ¿qué características tiene? ¿Como se puede aprender o transmitir?

El hilo conductor del material es una serie de ocho coplas compuestas por el sabedor tradicional de rajaleña Gustavo Córdoba Soto, El Hijuelapo de Campoalegre. Por su parte, el músico y tiplista huilense Víctor Reina, se encargó de los arreglos musicales y de la grabación sonora, con la participación de un hermoso grupo musical infantil de la Corporación Batuta Huila.

La documentación de este material se basó en información recopilada tras meses recorridos en la región, entrevistas a los personajes invitados y a otros conocedores del rajaleña, además de algunas notas de cuaderno que tomé en actividades formativas de Ikeima. Este material es un ejercicio de memoria, recopilación y creación, con fines culturales y educativos.

Para desarrollar el componente pedagógico, le pedí a Hijuelapo que realizara un taller demostrativo sobre cómo enseñaría la composición de las coplas a un grupo de niños de la Escuela La Vorágine en el municipio de Rivera (Huila). Coordinamos la actividad con el director de la escuela y el día de salida, Hijuelapo apareció en el hotel donde me alojaba conduciendo su moto. Propuso llevarme de pasajera, para llegar juntos a la hora indicada. La escuelita quedaba en una zona escarpada de difícil acceso y no era fácil llegar con otro transporte.

Accedí agradecida, me subí a la parte trasera de la moto con el casco puesto y arrancamos. Pero cuál no fue nuestra sorpresa cuando a los diez minutos, por una súbita falla, el vehículo perdió dirección y entre desvarío y frenada en seco, caímos contra el pavimento. Como pudimos, nos incorporamos del suelo, y al constatar que no teníamos ninguna fractura o herida grave, tan solo algunas magulladuras, acordamos arrancar a cumplir nuestra cita.

Allá nos estaban esperando el director con los niños. Y una vez acomodados, presos de la adrenalina por lo sucedido, no reparamos en nada diferente a realizar la actividad. Hijuelapo entregó a los niños cuarenta minutos de magia, les contó su historia de rajaleñero, cantó y compuso con ellos unos versos. Yo me dediqué a tomar notas y fotografías y pude percibir cómo él aprendió desde niño a jugar con el lenguaje  improvisado de las coplas.

Después de esa circunstancia tan especial, muertos de risa y contentos por no tener nada que lamentar, nos divertimos jugando con rimas  como esta:  – por cuidar las esterillas, casi rompo mis rodillas-

La siguiente cuestión para culminar la tarea, fue la creación del entorno virtual mediante el uso de las TIC. Con el desarrollador Oscar Valbuena nos dimos a la tarea de crear un objeto virtual con interfaz sencilla y agradable, con especial cuidado para facilitar una experiencia de usuario cómoda, intuitiva para ver, leer, escuchar y cantar. El resultado, fue este exitoso, aunque algo accidentado material, Coplas para guipas, disponible en  el portal web www.ikeima.org.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agendemos ese Café

¿Qué tal si compartimos un café virtual y conversamos sobre cómo llevar tu proyecto de gestión cultural al mundo digital?






¿Cuándo quieres el café?